¿quién desarrolla más la inteligencia emocional: hombre o mujer?

La inteligencia emocional es un concepto que se refiere a la capacidad de reconocer, comprender y gestionar nuestras emociones y las de los demás. Esta habilidad es fundamental para tener relaciones saludables, tomar decisiones acertadas y enfrentar los desafíos de la vida de manera efectiva. Sin embargo, existe un debate en cuanto a si la mujer o el hombre desarrollan más la inteligencia emocional. En este artículo, exploraremos diferentes teorías y hallazgos empíricos para analizar esta cuestión desde una perspectiva objetiva.

Índice
  1. Teorías principales
  2. Resultados empíricos principales
  3. Naturaleza versus crianza
  4. Controversias

Teorías principales

Muchos psicólogos rechazan la idea de que los hombres experimentan emociones con menos frecuencia que las mujeres. En cambio, los investigadores han sugerido que los hombres exhiben una emocionalidad restrictiva. Esta emocionalidad restrictiva se refiere a una tendencia a inhibir la expresión de ciertas emociones y a no revelar sentimientos íntimos. Se ha demostrado que esta emocionalidad restrictiva de los hombres influye en la salud, la evaluación emocional y la identidad en general. Además, las tendencias hacia la emocionalidad restrictiva están correlacionadas con un mayor riesgo de ciertos trastornos de ansiedad.

La investigación ha sugerido que las mujeres expresan emociones con más frecuencia que los hombres en promedio. Varios estudios han encontrado que las mujeres lloran con más frecuencia y durante más tiempo que los hombres a edades similares. Estas diferencias de género parecen alcanzar su punto máximo en los años más fértiles. Esto se debe posiblemente a diferencias hormonales, ya que varios estudios han demostrado que ciertas hormonas sexuales influyen en la forma en que se expresan las emociones. Otros investigadores encontraron que esta diferencia de género disminuye con el tiempo. En el Manual de Emociones, Leslie R. Brody y Judith A. Hall informan que esta diferencia en la expresión emocional comienza a una edad temprana, tan temprano como los 4 y 6 años, cuando las niñas comienzan a expresar más tristeza y ansiedad que sus compañeros varones. Brody y Hall también informan que las mujeres son generalmente más expresivas, sonríen más, asienten más y usan más gestos con las manos que los hombres. La única excepción conocida a esta regla es que los hombres expresan con más frecuencia la ira. Sin embargo, todos estos efectos no se observan comúnmente hasta después de la edad preescolar, lo que sugiere que estas diferencias podrían ser el resultado de ciertos procesos de socialización. Las mujeres también son más precisas al expresar sus emociones cuando posan deliberadamente y cuando se observan de manera discreta. Este aumento en la expresividad en la expresión emocional es consistente en todas las culturas, con las mujeres informando experiencias emocionales más intensas y expresiones emocionales más evidentes en 37 culturas diferentes. Se ha descubierto que tanto los hombres como las mujeres muestran de manera más precisa expresiones estereotipadas de género: los hombres expresan con mayor precisión la ira, el desprecio y la felicidad, mientras que las mujeres expresan con mayor precisión el miedo y la felicidad. Otros estudios han demostrado que las mujeres muestran niveles más altos de precisión en la expresión y el juicio de las señales emocionales no verbales que los hombres en general. Estos patrones no son consistentes en todas las culturas, lo que sugiere que la socialización influye en las diferencias de género en la expresión emocional. Por ejemplo, la investigación ha sugerido que en Japón, las mujeres transmiten mejor la ira y el desprecio que los hombres.

Resultados empíricos principales

Algunas investigaciones han demostrado que la cultura y los roles de género específicos del contexto tienen una influencia más fuerte en la expresión emocional que los factores biológicos. En un estudio transcultural, se demostró que en casi todas las culturas, las mujeres lloran más que los hombres; sin embargo, la diferencia de género tiende a ser más significativa en países democráticos y prósperos. Otro estudio sugiere que las personas tienden a mostrar expresiones faciales negativas más intensas en condiciones solitarias y sonríen más cuando hay otras personas presentes. En este experimento, los hombres y las mujeres no difirieron en la expresión de la ira en condiciones no sociales. Sin embargo, las mujeres eran más propensas a expresar su ira en condiciones solitarias en comparación con las condiciones sociales. Los hombres, por otro lado, parecían estar menos preocupados por aparecer positivos ante los demás; no mostraron diferencias en su expresión de ira según si otras personas estaban presentes o no. En otro estudio reciente, Coats y Feldman encontraron que las mujeres que eran más precisas al expresar felicidad eran consideradas más populares, mientras que los hombres que eran más precisos al expresar ira eran considerados más populares. Esto sugiere que hay consecuencias negativas para las personas que son menos precisas al expresar emociones estereotípicamente de género. Estas consecuencias también se extienden a juzgar las emociones de los demás. Los estudios han demostrado que hay consecuencias sociales negativas para los niños que tienen dificultades para juzgar las señales no verbales estereotípicas de género: señales no verbales de enojo para los niños y señales no verbales de felicidad, tristeza y miedo para las niñas. La comunicación de las emociones implica tanto la detección como la expresión de las emociones o estados de ánimo. La capacidad para detectar señales no verbales conduce a la comunicación exitosa de las emociones. En la comunicación mediada por computadora (CMC), la ausencia de lenguaje corporal y visibilidad limita la capacidad de reconocer correctamente las emociones de los demás. Por esta razón, los emoticonos se utilizan ampliamente en la comunicación en línea para reemplazar los comportamientos no verbales que enfatizan o aclaran los sentimientos de una persona. Sorprendentemente, no hay una diferencia de género estática en el uso de emoticonos. En algunos estudios, tanto hombres como mujeres muestran un aumento en el uso de emoticonos en el contexto de un chat grupal mixto. Otros muestran que los hombres usan más emoticonos al interactuar con mujeres, mientras que las mujeres no muestran cambios al interactuar con hombres.

la mujer o el hombre desarrollan mas la inteligencia emocional - Qué género es más emocional

Naturaleza versus crianza

La hipótesis social-desarrollamental es uno de los principales argumentos a favor del impacto de la crianza en la expresión emocional. La teoría social-desarrollamental explica las diferencias de género en la expresión emocional al enfatizar el papel activo de los niños en su desarrollo de comportamientos de género a través del aprendizaje al observar a los adultos o a través de las interacciones con sus padres y compañeros. Esta hipótesis señala el hecho de que los bebés no nacen con las mismas diferencias en la expresión emocional y que las diferencias de género generalmente se hacen más pronunciadas a medida que los niños crecen. En un metanálisis realizado en 2012 por Tara M. Chaplin y Amelia Aldao, los investigadores revisaron las diferencias de género en la expresión emocional desde el período de infancia hasta la adolescencia para determinar el impacto del desarrollo y la edad en las diferencias de género. Sus hallazgos respaldan la idea de que los factores sociales en el desarrollo de un niño desempeñan un papel importante en las diferencias de género que posteriormente surgen, ya que no se encontraron diferencias de género en la expresión emocional en la infancia... pero surgieron durante el período de edad preescolar y en la niñez. Una posible explicación de esta diferencia de desarrollo proviene de los padres del niño. En muchas culturas occidentales, por ejemplo, los padres discuten y expresan una gama más amplia de emociones con sus hijas que con sus hijos. A medida que los niños crecen, estos patrones continúan con sus compañeros. El segundo argumento principal a favor de las influencias sociales en la expresión emocional implica la idea de que los roles de género de una sociedad refuerzan las diferencias de género. El construccionismo social afirma que los niños crecen en el contexto de roles de género que naturalmente los colocan en situaciones específicas del rol, lo que influye en su expresión emocional en ese contexto. Los estereotipos de género en las sociedades heteronormativas refuerzan las expectativas de que las mujeres deben reprimir la ira y el desprecio, pero expresar otras emociones utilizando palabras y expresiones faciales; y desalentar a los hombres de expresar verbalmente las emociones, con la excepción de la ira o el desprecio. Como característica adaptativa, la regulación de la expresión de la emoción implica tener en cuenta las demandas sociales de cualquier situación determinada. Los estudios han demostrado que se encuentran menos diferencias de género en la expresión emocional cuando los niños están con alguien en quien confían y conocen bien que cuando están con una persona desconocida. En general, las personas están entrenadas para comportarse de una manera socialmente aceptable frente a extraños o conocidos, lo que sugiere que el contexto social de un entorno puede influir en los niveles de expresión emocional. Los factores biológicos también juegan un papel en influir en la expresión emocional. Un argumento biológico central está relacionado con las diferencias cognitivas entre los géneros. En un estudio de 2008 que utilizó resonancia magnética funcional (fMRI) para monitorear la actividad cerebral de los participantes, los investigadores descubrieron que los hombres y las mujeres difieren en las respuestas neuronales cuando experimentan emociones negativas. Los autores del estudio afirman: en comparación con las mujeres, los hombres mostraron aumentos menores en las regiones prefrontales asociadas con la reappraisal, disminuciones mayores en la amígdala, que se asocia con la respuesta emocional, y una menor participación de las regiones estriadas ventrales, que se asocian con el procesamiento de recompensas. La forma en que los cerebros masculinos y femeninos responden a las emociones probablemente afecta la expresión de esas emociones. Las raíces biológicas de las diferencias de género interactúan con el entorno social de varias formas. Los teóricos biológicos proponen que las mujeres y los hombres tienen diferencias innatas que existen desde el nacimiento, pero se desarrollan con la edad y la madurez en respuesta a las interacciones con sus entornos específicos. Un argumento importante para este punto de vista es que las diferencias de género en la expresión emocional son el resultado de una combinación de predisposiciones temperamentales basadas en la biología y la socialización de niños y niñas para adoptar reglas de exhibición de emociones relacionadas con el género. Se ha sugerido que incluso los bebés varones muestran niveles más altos de actividad y excitación que las bebés mujeres, así como una menor capacidad para el control del lenguaje y el comportamiento, que son características basadas en la biología. Este argumento de naturaleza interactúa con la crianza en el sentido de que los padres y otros agentes de socialización pueden responder a los niños de maneras que reduzcan la expresividad emocional... como una forma de regular su alta excitación emocional y niveles de actividad. Por otro lado, se anima a las niñas a utilizar sus habilidades de comunicación para expresar verbalmente sus emociones a los padres y otros adultos, lo que también resaltaría las diferencias de expresión entre los géneros.

Controversias

Las emociones son complejas e involucran diferentes componentes, como la excitación fisiológica, los comportamientos expresivos y la experiencia consciente. Si bien se ha estudiado ampliamente el componente expresivo de la emoción, aún no está claro si los hombres y las mujeres difieren en otros aspectos de la emoción. La mayoría de los investigadores están de acuerdo en que las mujeres son más expresivas emocionalmente, pero no en que experimenten más emociones que los hombres. Algunos estudios han demostrado que las mujeres son más propensas a producir sonrisas inauténticas que los hombres, mientras que otros han mostrado lo contrario. Este debate es importante porque la emoción puede generarse adoptando una acción asociada a una emoción en particular, como sonreír y hablar suavemente. Una posible explicación es que tanto los hombres como las mujeres son susceptibles a factores sociales. Los hombres y las mujeres pueden ser reforzados por estándares sociales y culturales para expresar emociones de manera diferente, pero no es necesariamente cierto en términos de experimentar emociones. Por ejemplo, los estudios sugieren que las mujeres a menudo ocupan roles que se ajustan a las reglas de exhibición femeninas, que requieren que amplifiquen su respuesta emocional para impresionar a los demás.

No hay una respuesta definitiva a la pregunta de si la mujer o el hombre desarrollan más la inteligencia emocional. Existen diferencias de género en la expresión emocional, pero estas diferencias están influenciadas por una combinación de factores biológicos y sociales. Las mujeres tienden a expresar emociones con más frecuencia y de manera más intensa, mientras que los hombres pueden inhibir la expresión de ciertas emociones. Sin embargo, esto no significa necesariamente que las mujeres experimenten más emociones que los hombres. La inteligencia emocional es una habilidad que puede desarrollarse en cualquier género a través de la conciencia, la educación y la práctica. Es importante fomentar el desarrollo de la inteligencia emocional en ambos géneros para promover relaciones saludables y una mejor calidad de vida.

Si quieres conocer otras notas parecidas a ¿quién desarrolla más la inteligencia emocional: hombre o mujer? puedes visitar la categoría Inteligencia.

Subir