Los cuatro pilares de la inteligencia emocional

El término inteligencia emocional se está volviendo cada vez más común, especialmente en el ámbito laboral y gradualmente en otras áreas como el liderazgo, la atención médica y el desarrollo infantil. Muchos expertos argumentan que la inteligencia emocional (IE) es un mejor predictor del éxito de una persona que el tradicional coeficiente intelectual (CI).

El Foro Económico Mundial enumera la inteligencia emocional (IE) como una de las 10 habilidades principales que todos en el lugar de trabajo deben poseer para el año 2020.

La inteligencia emocional ha crecido hasta convertirse en un elemento importante en nuestra vida cotidiana. Desde que me encontré por primera vez con el término, al igual que la mayoría de las personas, me he sentido cautivado por la influencia que este término puede tener en nuestra forma de razonar y relacionarnos entre nosotros. Sin duda, la inteligencia emocional tiene la capacidad de cambiar nuestro entorno.

Índice
  1. ¿Qué es la inteligencia emocional?
  2. Los cuatro pilares de la inteligencia emocional
    1. Autoconciencia
    2. Autogestión
    3. Conciencia social
    4. Gestión de relaciones
  3. ¿Eres emocionalmente inteligente?

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional (IE) es un término creado por Peter Salavoy y John Mayer, ambos investigadores. El término fue popularizado por Dan Goleman en su libro de 1996 inteligencia emocional. La inteligencia emocional se define simplemente como la capacidad de: reconocer, comprender y gestionar nuestras propias emociones, así como reconocer, comprender e influir en las emociones de los demás.

Los cuatro pilares de la inteligencia emocional

Los cuatro pilares de la inteligencia emocional son:

Autoconciencia

La autoconciencia es el primer pilar y el núcleo de la inteligencia emocional. La autoconciencia comprende tres competencias clave, que incluyen:

  • Autoconciencia emocional: esta competencia se logra cuando eres capaz de leer y comprender tus emociones, así como reconocer el impacto de estas emociones en tu desempeño laboral y en tus relaciones.
  • Autoevaluación precisa: esto ocurre cuando eres capaz de hacer una evaluación concreta de tus fortalezas y debilidades.
  • Autoconfianza: esto se refiere a tener una fuerte y positiva sensación de tu propio valor. Ser capaz de tener una reflexión crítica sobre ti mismo es clave para lograr la autoconciencia.

Autogestión

La autogestión es el segundo pilar de la inteligencia emocional y comprende cinco competencias:

  • Autocontrol: esto implica mantener bajo control las emociones y los impulsos disruptivos, sin dejar que se apoderen de ti.
  • Transparencia: esto implica mantener un estándar de honestidad e integridad mientras te gestionas a ti mismo y tus responsabilidades.
  • Adaptabilidad: esto ocurre cuando eres flexible y capaz de adaptarte a los cambios y superar los desafíos.
  • Orientación hacia el logro: esto implica tener el impulso de alcanzar un estándar interno de excelencia.
  • Iniciativa: esto se refiere a estar preparado para aprovechar las oportunidades y actuar sobre ellas.

Conciencia social

La conciencia social comprende tres competencias, que incluyen:

  • Empatía: la empatía se refiere a la capacidad de comprender las emociones de los demás y estar dispuesto a interesarse activamente por sus preocupaciones.
  • Conciencia organizativa: esto ocurre cuando eres capaz de comprender las tendencias de la vida organizativa corporativa, construir redes y navegar por la política de esa organización.
  • Orientación al servicio: esto se refiere a ser capaz de reconocer y satisfacer las necesidades de tus clientes.

Gestión de relaciones

La gestión de relaciones comprende siete competencias, que incluyen:

  • Liderazgo visionario: esto ocurre cuando eres capaz de inspirar y guiar a grupos e individuos por igual.
  • Desarrollo de otros: esto implica fortalecer y apoyar las habilidades de los demás a través de retroalimentación y orientación.
  • Influencia: esta es la capacidad de ejercer una amplia gama de estrategias persuasivas con integridad, así como escuchar y enviar mensajes claros, convincentes y bien ajustados a los demás.
  • Catalizador del cambio: esta es la competencia para iniciar nuevas ideas y liderar a las personas en una nueva dirección.
  • Gestión de conflictos: esta es la capacidad de resolver desacuerdos y desarrollar resoluciones de manera colaborativa.
  • Construcción de vínculos: esto implica construir y mantener relaciones con los demás.
  • Trabajo en equipo: esto ocurre cuando eres capaz de colaborar con otros para lograr objetivos comunes. Es la promoción de la cooperación y la construcción de equipos.

La inteligencia emocional es, sin duda, una herramienta efectiva en el desarrollo de las habilidades cognitivas de individuos y organizaciones en muchos ámbitos de la vida, desde la efectividad en el lugar de trabajo y el liderazgo, hasta la gestión de la salud y las relaciones.

Creo sinceramente que las personas están mejor preparadas para la vida cuando se les enseñan estas habilidades emocionales y sociales, por eso me hago estas preguntas:

¿Eres emocionalmente inteligente?

¿Qué pasaría si todos fuéramos emocionalmente inteligentes?

Imagina el impacto que esto tendría en nuestras vidas personales y organizativas.

Si quieres conocer otras notas parecidas a Los cuatro pilares de la inteligencia emocional puedes visitar la categoría Inteligencia emocional.

Subir